Cuando te sientes herido, y tu pareja parece no sólo no atender a lo que te sucede, sino que expresa más insatisfacción por su lado, puedes sentir que la situación te supera. Todo lo que quieres es aún gritar más alto tu dolor, ¿es que no va a darse cuenta?… Pero sabes por experiencia que esto sólo contribuye a que él aún se acerque menos, a sentirte un poco más sola.

Cuando dejas de reaccionar de la forma en que te era habitual: hablar más altoencerrarte en tus argumentos, manipular la situación para hacer prevalecer tu punto de vista… se produce un vacío. De repente lo viejo no sirve, tal vez porque el otro ya se cansó de darnos tregua, tal vez por que nosotros ya nos cansamos de autoengañarnos pensando que nuestra táctica era la buena. Pero lo cierto es que al detener los viejos automáticos, se abre un silencio, un abismo.

En medio, el silencio,

a un lado nosotros con nuestros argumentos,

a otro lado él, con los suyos.

¿Y si, por un momento, decidiéramos abocarnos a ese otro lado, opuesto, quizá enfrentado al nuestro, y dejar que nos llegara, por un momento, su sentir?

¿Cómo sería si pudiéramos escucharle a él? Si pudieramos sumergirnos en su punto de vista como nos sumergimos en el mar caliente del verano. Escuchar su pena, su dolor, su insatisfacción… ¿y si tuviera razón? Es más, ¿puedes darte cuenta de que tiene razón?

Si alguna vez te has lanzado a empatizar de esta forma en medio del caos, te habrás dado cuenta del profundo dolor que causa el dejar de sentirte víctima. El ego se expone, ante el espejo, a su propia aniquilación. Es doloroso y humillante ver nuestra participación en el dolor del otro, era mucho más fácil cuando creíamos en nuestra verdad y que el otro era el adversario, nosotros los incomprendidos.

Te invito a que por una vez, en medio del caos, cuando más equivocado pienses que está tu pareja, pienses por un instante, que tiene razón. ¿Quieres más desafío? Resume lo que te está diciendo, escúchalo bien, resumelo mentalmente, y después imagina qué tres emociones debe estar sintiendo: ¿solo, triste, acusado, desanimado, abandonado, asustado…? ¿Cómo crees que se siente?

Practicar una actitud de empatía y comprensión con el otro no siempre nos es posible, por lo que el conflicto y la distancia están asegurados.

Si estás interesado en desarrollar más capacidad para empatizar con tu pareja, el curso online de resolución de conflictos y comunicación te ayudará. He conocido, estudiado y aplicado los métodos de los mejores expertos en terapia de pareja del mundo, y hoy día los enseño en mi consulta a cientos de parejas que buscan mejorar su relación. Son los mismos métodos que utilizo en mi relación de pareja, y puedo asegurarte que son infalibles para crear acercamiento y comprensión.