A menudo, no es la falta de amor lo que crea infelicidad en las parejas sino la falta de amistad. En mi consulta veo a parejas que aún se quieren, pero su relación se ha vuelto insostenible.

Más que la falta de amor, muchas veces lo que distancia o separa a una pareja es la falta de entendimiento a nivel emocional. El amor es necesario para unirnos, pero no es suficiente para mantenernos unidos.

Piensa en tu mejor amiga o amigo, ¿qué valores y actitudes sostienen vuestra relación?

Posiblemente cuando lo necesitas está ahí para escucharte

Te sientes comprendida y es así por ambas partes

Buscáis y encontráis momentos para hablar, compartir y disfrutar de vuestra amistad

No dejáis que la amistad se enfríe, incluso en periodos en los que estáis más ocupados.

Existe respeto, cariño muto y compartido

La amistad es uno de los 3 pilares en la relación de pareja, junto con la comunicación y la sexualidad. Pero no debemos darlo por hecho, esta amistad hay que cultivarla, nutrirla, cuidarla.

Nutrimos la relación cuidando la forma en que nos hablamos, mostrando interés por los sentimientos de nuestra pareja, sintiendo ganas de buscar momentos para compartir y necesidad de estar con el otro por gusto y por placer.

Ser amigos no significa que no vayamos a tener que afrontar conflictos, y quizá no siempre sabremos hacerlo de la mejor manera. Según investigaciones, las parejas que disfrutan de armonía y satisfacción en su relación tienen un ratio de una interacción negativa por cada cinco interacciones positivas.

En los momentos de conflicto o dificultad, ayudará que cada persona haya logrado auto-conocimiento y comprensión de su propio mundo emocional para con ello afrontar mejor la comprensión del de su compañera/o.

Además, haber cultivado una sólida amistad en la pareja, nos dará la fuerza y unión con las que sobrellevar mejor las dificultades de las etapas más complicadas del camino compartido.